17 de noviembre de 2017

Astronautas y novísimos

Salvo el ambiente del Quijote, del Fausto Criollo y hasta de tu próximo libro (si eres autor), nada conozco que sea digno de una inmortalidad de renombre.
Jorge Luis Borges, Inquisiciones*


Este miércoles 15 se presentó Astronautas, máquinas y payasos (Índole Editores/Fundación Claribel Alegría. Colección Los de la Casa, volumen 8), de Emmanuel Pocasangre.
Tuve la oportunidad de ser el comentarista del libro, y fue una experiencia asombrosa ante la propuesta de Emmanuel: una exploración de diversos aspectos de la experiencia humana, como la dulzura del amor y también su oscuridad, la soledad en el mundo moderno, y la locura, expresados utilizando recursos (como el versículo como forma de verso y un desbordamiento de imágenes muy bien modulado) de grandes maestros de la poesía como Vicente Huidobro y Joaquín Pasos.
Un gusto enorme por ver completado el ciclo del libro de Emmanuel, el miembro más joven de nuestra generación de La Casa del Escritor, y también escucharlo y poder sentir que tomó la literatura... como un camino de vida.


Además, esta presentación me pone a pensar en algo que ya tiene un par de años sucediendo: nuestros escritores nacidos en los años 90 han comenzado a difundir su trabajo, y un muy buen trabajo.
Entre los novísimos cuyo trabajo conozco o a quienes ubico en el mapa, están Emmanuel, David Alejandro Córdova, Tania Orantes, Ana María Rivas, Marielos Monterrosa, Marcela Lemus Guinea, Karen Orellana Murcia, Stefanie Rodríguez, Diana Orantes, Tatiana Alemán, Moisés Alvarado, Stanley Luna, Dennis Ernesto, Pedro Romero Irula, Kevin Alejandro Rivera, Tito Balmore y Josué Andrés Moz, escritores de poesía, cuentos de diversos subgéneros, novela, ensayo y periodismo. (Y ellos por mencionar a los escritores que empiezan a sonar. Quien busca un poquito más o entra a trabajar con la gente joven en sus procesos de escritura, encuentra a muchos más, con buen material, y que están trabajando y quieren trabajar en serio).
Vladimir Amaya ya ha dado a conocer a algunos de ellos en su histórica antología de poesía salvadoreña Torre de Babel.
Hay estar muy pendiente de ellos, y apostarles, por supuesto, porque su trabajo, además de ser lo más más reciente de la literatura salvadoreña, representa las formas más nuevas, más frescas, más desafiantes, de sentir, interpretar y volver a imaginar nuestras vidas, nuestro país y nuestro mundo. Y el trabajo de la gente joven que con sus letras nos ayuda a esto, ¡lo vale!


Inquisiciones es el primer libro de ensayos de Borges, publicado a los 25 años.
** Fotografías de René Figueroa.

13 de noviembre de 2017

Una reflexión sobre la literatura salvadoreña


La literatura salvadoreña siempre ha hablado de nuestra esencia como seres humanos y de los grandes hechos históricos y las circunstancias sociales de nuestro país, y lo ha hecho, como toda buena literatura busca hacerlo, con intensidad, con pasión, con palabras desafiantes. Sin embargo, en muchísimos, en muchísimos demasiados casos, no ha llegado, y sigue sin llegar, a los lectores que buscan las palabras y viven las circunstancias de las que habla; y al no llegar a ellos, no ha podido hablarles de sí mismos, de sus propias vidas, y así ha parecido que sólo los escritores de otros lugares y épocas hablan de esto, y que los escritores salvadoreños no.
  Como lectores, con todo derecho podemos preguntarnos: ¿quién en El Salvador nos muestra, por medio de sus palabras, nuestra esencia como humanos, y nos recuerda quiénes somos en lo profundo? ¿Quién ha escrito o está escribiendo sobre lo que vivimos, sobre lo que vives tú que lees esto, en El Salvador, en el mundo, de hoy?
  Y: ¿son la esencia, el universo interior (la psique, las emociones, los sentimientos...) y las circunstancias temas excluyentes entre sí? Y: ¿cuáles son realmente El Salvador y el mundo de hoy? Y: ¿todo testimonio debe ser, necesariamente, retraumatizante, para quien lo escribe y para quien lo lee? ¿No puede ser liberador y humanizador al elaborarlo por medio del proceso de escritura literaria y al significar este proceso una experiencia estética (es decir una experiencia de sentir, de volver estas palabras artísticas, metafóricas, y no sólo catárticas) para quien lo escribe, y por lo tanto propiciar una experiencia estética para quien lo lee? Y también: ¿todo es destrucción en este momento? 
  Si los libros salvadoreños que nos hablan de esas cosas no circulan en las grandes librerías y nosotros sentimos sed por conocerlos, pues hay que movernos a las librerías pequeñas (donde sí se encuentran algunos de esos libros), a los sitios web, a las revistas virtuales, a las editoriales, a las páginas de Facebook donde se habla de estos temas; a los propios autores (que pueden mostrarnos su obra y contarnos de más personas que están escribiendo sobre estas cosas), y, por supuesto, con todo derecho hay que movernos a nuestras propias manos, para escribir sobre estas cosas, para escribir sobre esto nosotros.

Nota del 15 de noviembre
Para mayor información sobre temas como la producción literaria salvadoreña contemporánea, su difusión y su consumo, recomiendo la excelente investigación de Tania Pleitez Vela Literatura. Análisis de Situación de la expresión artística en El Salvador (Fundación Accesarte, 2012), que se puede descargar aquí.


*Imagen: pintura del artista salvadoreño El Aleph. Tomada de la página de Facebook del artista. Enlace aquí.

10 de octubre de 2017

Una tarde de poesía en la END

"Art" is part of the verb "to be" --as in "Thou art truly human". To be truly human, we all have the right to make art.   --Julia Cameron
El pasado sábado 7 di un taller de poesía en la Escuela Nacional de Danza Morena Celarié (me gustan mucho sus siglas: end, así, con minúscula) y quisiera escribir algunas de mis impresiones.
Primero que nada, fue un taller realmente singular, porque era para dos grupos de euritmia, arte educativo creado en el siglo pasado por el filósofo Rudolf Steiner, que en El Salvador, como menciono, se enseña y practica actualmente en la end. Los maestros,  Siebe Bloembergen y Ruth Martínez de Bloembergen, estaban organizando el taller para sensibilizar a los estudiantes sobre la poesía.
Luego había un gran desafío, al menos para mí: el primer grupo era el de los más pequeños: niños de entre 5 a 8 años. Yo nunca había trabajado la poesía con niños de esa edad, pero me animé, confiando que mi intuición completaría a mi experiencia y a mis conocimientos.
Y sí, la intuición, si confiamos en ella y hacemos todo el trabajo que esté en nuestras manos, no falla. 
Me había reunido con el maestro previamente para planear el taller, y combinando mis iniciativas y sus indicaciones, sucedió que me vi el sábado en la tarde haciendo poesía con los más chiquitos: presentándonos con cosas fantásticas que haríamos en la noche (pelear con dragones, jugar ajedrez con el gato...), riéndonos con la música de las vocales, bailando canciones-cuentos que yo aprendí hace años en los scouts, personificando objetos con sus cualidades a través de la voz, el cuerpo y los gestos. Y, con los grandes, tuvimos también la creación de poemas colectivos. Ejercicios y experiencias de los elemntos básicos de la poesía: el sonido, el ritmo y las ideas. Y por supuesto, de la esencia de la poesía: la creación.
Para mí fue una experiencia emocionante, que me dejó conmovido. Los niños que encontré eran sumamente afectuosos y creativos. Varios niños me abrazaron porque sí, y me dijeron que una de las niñas que más participó no suele hablar mucho en las clases. Entre los mayores (en el segundo grupo hubo adolescentes y adultos de diversos grupos de euritmia), encontré a personas muy desenvueltas, tranquilas y con seguridad de sí mismas. Era algo que se podía percibir. En un ejercicio de euritmia que dirigió el maestro, dialogábamos con una pareja por medio de hacer fuerza con las manos, y el actor con el que yo estaba me dijo en algún momento: "Hablá más", para indicarme que pusiera más fuerza, más presencia. Eso es educación emocional.
Es decir: fui a conocer, a presenciar y también a experimentar, un arte cuya practica permite autoconocimiento, conocimiento de los demás y desarrollo de emociones y capacidades. Me alegra muchísimo que este arte se esté enseñando en nuestro país.
Según los planteamientos de la educación artística contemporánea, en la escuela, en la materia de Educación Artística, deberíamos experimentar al menos dos artes, conocer dos dimensiones de experiencia estética, para tener una visión y una percepción amplia del arte, y potenciar nuestros procesos de humanización. Con la euritmia, descubrí un arte que combina de una manera sencilla y accesible a todos, la danza, la música, el canto, la actuación y la poesía. Y supe que las inscripciones para el curso 2018 son en enero, y que el requisito para participar es... ser humano y desear aprender, y que las artes nos siguen llevando, con sólo que nos permitamos intentarlas, muy profundo, muy alto, muy a ser felices. 

17 de septiembre de 2017

Sobrepasa



La poesía 
sobrepasa la literatura.

—Vladimir Amaya

*Imagen: La gran ola, de Hokusai.

13 de septiembre de 2017

Un poema para terminar el día

Tras volver del velorio
de la mamá de un amigo,
mientras lavo los platos de la cena
y ordeno la cocina
para el día siguiente,
pienso:
En el gran esquema de las cosas
hay tantas cosas que no habrán importado,
que no.

6 de septiembre de 2017

Un artículo de Lorena Juárez

A raíz del conversatorio que sostuve en agosto con David Escobar Galindo, Lorena Juárez me hizo una entrevista y escribió un artículo sobre el autor en su columna, "Paseo del gato", en la revista costarricense Literofilia.
Lorena es una de las escritoras salvadoreñas de la nueva generación, la de los nacidos en los 80s, cultivadora de un género muy interesante y muy, muy necesario: la dramaturgia infantil. Obras de ella ya han iniciado su andanza por el mundo, como es el caso de La fiesta de los valientes, que fue puesta en escena en el Encuentro Nacional de Teatro Universitario (ENTU) el pasado agosto. Con su colaboración en Literofilia, tenemos una voz nueva para ver, pensar e interpretar nuestra literatura y cultura. (¡Hay que abrir más espacios de estos!).
Dejo aquí el enlace y recomiendo muchísimo su artículo, que está genial, y su columna, de letras nuevas y asombrosas.

3 de septiembre de 2017

Tu libro


Nunca cambies lo que dice tu libro
sólo para que les guste a otros.
David Escobar Galindo

*Fotografía de Aaron Burden. 
En: https://unsplash.com/search/photos/writing?photo=y02jEX_B0O0

31 de agosto de 2017

El camino correcto


Los lectores, y los amantes del arte en general, hablan como quienes son.
En un chat con mi amiga Catalina Martínez, Katy, ella me dice:

"Y gracias a la vida por llevarme por el camino correcto de la poesía".

Y no hay que olvidar: poesía, en su origen griego, significa creación.

El arte, porque nos pone en contacto con nosotros mismos, nos hace sabios. No doubt.


---
Imagen registrada en: https://www.pinterest.com/pin/435864070163485455/?lp=true

20 de agosto de 2017

Abro los ojos a mí

Dawn of a New Day, de Theresa Paden

Abro los ojos a mí
y esto soy:
un caballo en el viento
al alba.

17 de agosto de 2017

No estamos educados para eso

Mujer tocando la tiorba y un caballero, de Gerard ter Borch

Muchas veces andamos buscando hablar de las cosas, incluso hablarnos a nosotros mismos de las cosas, decirnos las cosas, decidirnos a decirnos las cosas, sin saber bien cómo hacerlo.
Estaba platicando con una secretaría de la Matías sobre Taller de madrigales, un poemario de David Escobar Galindo --incluido en su Libro del fiel-- que trata sobre un tipo de amor muy raro en la literatura, y quién sabe cuánto en la vida: el amor feliz. Y ella me dijo: "Pienso que muchas veces no podemos expresar nuestro amor hacia quien queremos porque no estamos educados para eso". Observación más aguda no puede haber.
Poder decir lo que uno siente: no un lujo de unos pocos, sino una necesidad básica de todos. Una capacidad que puede comenzar a ser aprendida, o recuperada, leyendo... y escribiendo.

3 de agosto de 2017

Comunicación


"Machado reniega de la grandilocuencia y ampulosidad que habían lastrado la poesía del siglo XIX e influido en el XX, e insiste en la poesía como comunicación humana".

-- De la introducción a una antología de Antonio Machado de la editorial lucemar.

(Comercial para los interesados: me la encontré en La ceiba, y es una edición muy bonita).

17 de junio de 2017

La comedia

No todo en una comedia es risa. Hay cosas patéticas también. La risa y las lágrimas resultan ser vecinas: en la comedia nos reímos de nuestra condición humana, y un momento después lloramos, por nuestra condición humana.

7 de mayo de 2017

La cita

La cita
Mark Nepo

El pájaro azul, de Marc Chagall

Y si, el primer día del verano,
de camino al trabajo, un pájaro multicolor
pasa volando ante ti por una
calle de la que nunca oíste hablar.

Puede que pares y sonrías:
un dulce inicio para tu día.

O puede que entres por esa calle
y te des cuenta de que hay muchas maneras de trabajar.

Puede que sientas que esa ave sabe
cosas que tú no sabes y la persigas.

Puede que dudes al meterse el ave
por un callejón, que te surja un dilema:
¿Vale la pena llegar tarde por
eso que sabe el pájaro?

Puede que lo sigas un par de manzanas,
creyendo poder estar en misa y repicando.
Pero no tardas en llegar al límite
de todos tus planes.

El ave da media vuelta
y te mira y entonces
debes decidir a qué cita
estás predestinado a asistir.

Traducción de Darío Giménez Imirizaldu



Mark Nepo es un poeta estadounidense. Tenía cáncer y sobrevivió, pero posiblemente a causa de la quimioterapia comenzó a perder el oído. Este poema es de su libro Siete mil maneras de escuchar (Aguilar, 2013), que escribió a raíz de la experiencia de irse quedando sordo. Lo que soy yo, me voy siguiendo al pájaro.

30 de abril de 2017

Un escritor nos lleva


Un escritor nos lleva a todos los escritores, y un libro a todos los libros, porque cada escritor es todos los escritores, porque cada escritor es sólo una voz distinta del mismo y milenario escritor, y todos los libros son sólo versiones, variaciones, o fragmentos, del mismo libro.

Imagen de: http://katrinamagazine.com/rutas-madrid-de-pluma-y-tintero/

25 de abril de 2017

Un párrafo

Estoy en un tráfico pesado, en el bus camino al trabajo. Saco The Right to Write y me pongo a leer. Abro en un ensayo que habla sobre el ánimo, sobre qué hacer cuando no estamos de ánimo para escribir. La respuesta de Julia Cameron es sencilla: escribir. De todos modos, literalmente de todos modos, con o sin ánimo, con o sin inspiración, escribir.
   Y cuando ya estamos haciendo de escribir un problema, Cameron sugiere usar pequeños trucos para saltarse al censor mental, como decir "Sólo voy a escribir este poquito". La autora habla de una amiga suya que, cuando no está de ánimo para escribir, enciende la computadora y dice "Voy a escribir un párrafo". Y a veces eso, naturalmente, la lleva a escribir más.
   El tráfico sigue enorme; se avanza, aunque lento. Y al leer el ensayo yo siento impulso y digo "Probemos aquí lo del párrafo". El tráfico me da tiempo de sacar mi cuaderno y escribir esto.

23 de abril de 2017

Marzo y abril

He andado descubriendo la cámara de mi teléfono, quiero decir, las posibilidades de edición que trae ahora. ¡Me gusta esto!
Hoy quisiera compartir algunas fotos recientes.

Marzo. (Maquilishuat)

Retrato con filtro azul

Lo básico. (Una nota sobre ilustradores salvadoreños)

Nubes desde una terraza

Celajes del domingo de resurrección
 Me encanta el simbolismo de mundo nuevo del domingo de resurrección.

Más celajes de esa tarde

16 de abril de 2017

Del amanecer

Tengo un pensamiento: Esta época nos ha hecho ver el amanecer como nunca antes. Es como si ese número XXI del siglo, el hecho de ese 1 al final, fuera por sí mismo una firma que certifica que desde el primer segundo del siglo y del milenio, estamos en el futuro, un futuro luminoso. Y a pesar de que muchos hechos del mundo actual pertenecen a un pasado que por irracional pensábamos, y quisiéramos, desvanecido hace siglos, la sensación de luz sigue surgiendo en el arte y en los medios.
   Podría ser una impresión muy propia, pero veo el internet, las fotos de paisajes, las ilustraciones de sencillos musicales, las fotos de fondo de los blogs, por poner algunos ejemplos, y podría resumirlas en dos imágenes básicas: el amanecer y el horizonte. O la luz y el horizonte. Grandes espacios abiertos. Veo esas dos cosas por todas partes.

Imagen en: http://www.notiactual.com/efrain-rinconfin-la-oscuridad-inicio-del-amanecer/amanecer-2/

Imagen en: http://www.wallpaperbetter.com/nature-and-landscape-wallpaper/ipad-air-sunrise-horizon-sky-landscape-174909
   No haré aquí una interpretación más extensa, aunque pienso que sería interesante sentarse a platicar sobre esto; por hoy sólo hago constar mi sensación.
   Y hoy que el cristianismo celebra la resurrección (de la que Kierkegaard dijo que es un hecho tal que basta para llenar cada uno de los días de la vida de un creyente --y de nuevo: pienso en esas palabras y lo que veo es un cielo lleno de largos rayos de luz--), me viene a la mente mi pintura favorita sobre el tema: La última cena o El sacramento de la última cena, de Dalí:


   Este es un cuadro fascinante, en el que la luz es la protagonista. Aquí Dalí toca lo sagrado, y logra expresarlo con lo mejor de su estilo, con lo mejor de las ideas y la técnica que se pasó desarrollando durante toda su vida. El día que conocí este cuadro (era una reproducción grande colgada en la pared), ya cuando fui volviendo del asombro y comencé a pensar otra vez, pensé: "Este es el siglo XXI". Todavía no sabía que era del siglo XX (de 1955), ni que era de Dalí. Aquí un detalle:


   Para mí, la pintura, más que de la última cena, habla de la resurrección, o del amanecer, o de la luz. O de las cosas que ya no se alcanzan a decir con palabras y que nombramos, porque de algún modo hay que nombrarlas, como amanecer, luz o resurrección, y que después de nombrarlas o encontrarlas en algún lugar, nos quedamos callados con un sentimiento de... de algo muy grande.

26 de marzo de 2017

Un lugar


La literatura es un lugar para intercambiar sueños, un lugar para expresar sentimientos de comunión.

J. M. G. Le Clézio
Premio Nobel de Literatura de 2008

*Imagen: Noche estrellada sobre el Ródano, de Van Gogh.

19 de marzo de 2017

Madrugada

Me despierto de madrugada. Ayer sábado, me acosté muy cansado; la semana, entre viajar, un taller de redacción de artículos científicos en inglés, preparar la clase del sábado, ser jurado en la defensa de un trabajo de grado, alistar las cosas para el día siguiente, fue intensa.
   Pero no tengo sueño. Me estoy acostumbrando, voy dándome cuenta, a levantarme temprano. Y después de todo, no es tan temprano. 
   Ya no me vuelvo a dormir, o me duermo y no me doy cuenta, y decido levantarme. El cielo ya comienza a aclarar. Salgo al patio, entre el viento de este enero que parece marzo, y hay media luna, en menguante, en lo alto.

15 de marzo de 2017

Diez líneas

Esta semana he estado en un taller para escribir artículos científicos en inglés. Una recomendación para mejorar las habilidades de redacción fue escribir un párrafo al día. (Aparte, por supuesto, de leer literatura en inglés y textos científicos en inglés).
   Alguna vez, antes, había pensado en lo de escribir diez líneas diarias. Sin duda, eso sirve para practicar, para soltar mano. Recuerdo que en Los hermanos Karamazov, Iván Karamazov publica todos los días en un periódico una sección de "sueltos": diez líneas para contar un hecho ocurrido en la calle, una impresión, un pensamiento.
   Y también, como otro ejemplo de práctica y avance por medio de unidades breves, la escritura estadounidense Julia Cameron, en su libro genial The Right to Write, cuenta el caso de un amigo. Él es profesor de redacción en una universidad y quería escribir una novela, pero aducía que su único tiempo libre era mientras sus estudiantes escribían en clase. "Pues escribe tu novela mientras ellos escriben", le dijo ella. "Una novela está hecha de capítulos, y los capítulos están hechos de párrafos ¿no? Escribe un párrafo mientras tus estudiantes escriben". No son sus palabras literales, pero esa fue la indicación, y según cuenta la autora, el amigo tomó la sugerencia, y escribió su novela.
   Ahora, si aquí intento algo así, al menos para probar, hay que definir el largo de esas diez líneas: ¿diez líneas de Word en Times 12, diez líneas del espacio que da Blogger si uno escribe la entrada directamente aquí, o diez líneas de la entrada ya publicada? Mmm... Me decido por diez líneas de la entrada ya publicada.
   Aunque por hoy, como se puede ver, me emocioné, y al pensar por escrito sobre esto usé más de las diez líneas. A ver cómo sale después.

19 de febrero de 2017

Inicio del Cantar de los cantares

Resultado de imagen para klimt el beso
El beso, de Gustav Klimt. (Detalle)

El Cantar de los cantares es un poema que me ha fascinado durante años, creo que desde que era adolescente. Dicho en palabras especializadas: ¡Es tan bonito!
     Luego de leer distintas versiones, ensayo mi propio inicio:

Bésame con los besos de tu boca,
porque tu amor es más sabroso que el vino,
el olor de tus perfumes es exquisito,
tu nombre mismo es un perfume que se difunde.

     El eco que la poesía deja en nosotros sobrepasa las explicaciones.

9 de febrero de 2017

Cultura 120

La Dirección de Publicaciones e Impresos presenta este mes el número 120 de su revista, Cultura. Vienen incluidos algunos nuevos poemas míos, y es un honor contarme entre sus páginas.
     Cultura es la gran revista cultural del país, que difunde literatura nueva, y en general lo nuevo del arte salvadoreño, y pues, qué más decir, uno se alegra de ser publicado allí.
     Como un plus para esta época de la revista, que gráficamente me gusta mucho, la DPI está haciendo videos promocionales de ella. Dejo aquí el de este número, y en también en Youtube se puede ver el promocional del número anterior, y de otros textos recientes de la editorial.
     Y cierro con un comercial: la revista se puede adquirir en la tienda de la DPI en el Museo de Antropología.


Astronautas y novísimos

Salvo el ambiente del Quijote , del Fausto Criollo y hasta de tu próximo libro (si eres autor), nada conozco que sea digno de una inmortali...