18 de febrero de 2018

No doubt, you've been with me

Este es uno de esos días en los que escribo un poema y quiero publicarlo.


Wish On A Star, de Janelle Scheider*


NO DOUBT, YOU'VE BEEN WITH ME
Mario Zetino


Y el universo ha estado conmigo
en cada paso de mi camino
incluso
cuando yo no fui yo
incluso
cuando creí haber sido expulsado con una espada de fuego
del jardín con ríos de mi corazón.

Y el universo ha estado conmigo
sin importar la niebla o la ceguera
sin importar
que yo rechazara su mano gritándole
"¡No quiero! ¡No quiero!"
y me lanzara a correr bajo la lluvia
en la noche noche sin mañana.

El universo ha estado conmigo
incluso
todo
sin importar
nada

ni los muros sin puerta ni los caminos que morían en el abismo
ni los pies tan heridos de arrastrarlos por tierra solitaria
ni la grieta
del más ahogado grito
ni el temblor sin palabra posible
de la más exhausta lágrima.

Todo el tiempo
el universo tuvo su hombro junto a mi hombro
su mano a mi mano sin cesar aferrada
su luz
nombrándome, rodeándome, estrechándome, volviendo
cada día
desde estos ojos
en el espejo.


19 febrero 2018


*Imagen tomada de fineartamerica, en: https://fineartamerica.com/featured/wish-on-a-star-janelle-schneider.html

9 de febrero de 2018

Su Majestad Claribel

Ayer, en el MUNA, se llevó a cabo la recepción de las cenizas de Claribel Alegría: su Majestad Claribel I y única, su Majestad Claribud, como en algún momento ella misma se nombró, y como podía leerse en el propio banner del evento. Eso es tomarle la palabra a los autores.

Patricia Flakoll Alegría, hija de Claribel, dando sus palabras.

Fue una noche llena de poesía, emoción y anécdotas asombrosas y chistosas de Claribel. Y en el centro del escenario, una urna con sus cenizas, mezcladas con las de Bud. El amor de ellos dos, para mí ya no es legendario, sino mítico.
Yo la vi dos veces, y quisiera mostrar aquí una foto que tengo con ella, que René Figueroa me mandó, devolviéndome este recuerdo, el día que murió ella:


Esta es de 2010, creo que del lanzamiento de la Fundación Claribel Alegría.
Yo leí un par de mis poemas. No recuerdo si hablé con Claribel, pero saber que leí para ella y ver su expresión en esta foto... para mí son cosas grandes. Así las guardo.
Además, la antología que compilé de mi taller de poesía, Memorias de la Casa. 25 poetas, fue publicada, el año siguiente, por Índole Editores y la Fundación Claribel Alegría.
Claribel estuvo, y sé que va a seguir, con grande fuerza, con los escritores jóvenes del país. Con todo mundo, pues, que a todos nos quiso tanto.

7 de febrero de 2018

Al final de un camino de velitas

Hoy comparto uno de mis poemas favoritos de Los caballos dorados.



AL FINAL DE UN CAMINO DE VELITAS
Mario Zetino

Piensa en los caminos iluminados de la noche,
como este camino
trazado con pequeñas velas
que va desde la puerta del salón con lámparas y conversaciones y música
hasta la noche,
hasta la grande y misteriosa y tejedora de anhelos y secretos
noche
llena del viento de las estrellas.

Piensa en los pasos que podrían recorrer ese camino.
Piensa en tus pasos tal vez, piensa en los míos.
Nuestros pasos dibujados por esas luces pequeñas,
por el tiempo
de este prodigioso pasillo.

Y piensa en unas palabras.
Palabras como una flor
puesta en tu pelo.
Palabras
como una abierta, roja rosa
puesta entre tus manos
por una voz que la pronuncia.

Palabras
Pasos volando en lentitud
este sendero. Piensa
en ese camino de pequeñas velas
que va desde aquel salón,
desde aquella
elegante fiesta,
hasta un jardín de la noche
donde las estrellas viven.

Y en este mundo en que ahora,
frente a tus ojos,
te miro
—hay estrellas cuyo espacio de infinito con palabras no puede ser dicho—
y te pregunto.


*Imagen tomada de: http://boazwedsann.blogspot.com/2013/09/the-night-when-boaz-proposed.html?m=1

19 de enero de 2018

Un soneto

Me encanta escribir en cafés

Para Carmen González Huguet

Busco un café para escribir un rato;
jugar, tal vez, el juego de un soneto.
Seré un extraño haciendo algo secreto
entre otros extraños; tal el trato
posible en un café. Y el viento es grato
en este que me encuentro. Me prometo
regresar otras veces, ser completo
parroquiano de aquí.
                                       Nada recato
—para usar una voz bella y antigua—
si digo que quisiera cada día
escribir con café o en un café.
Pero mi entrada sigue siendo exigua...
Mas, ¡carpe diem!, a hacer la melodía
con mi café de hoy, con buena fe.


19 de enero 2018
en el Mokafee, calle Chiltiupán

23 de diciembre de 2017

Solsticio

En la tarde, estaba chateando con una amiga, y cambiamos un par de líneas sobre el solsticio. Me despedí y me fui a escribir un rato. Hoy quería reescribir un poema de hace algunos años, que ya había andado reescribiendo en mi cabeza. Me senté y lo que resultó fue una prueba más de cómo nuestros textos, en apariencia sólo nuestros, en realidad muchísimas veces son escritos en colaboración.


YO CABALGO HACIA EL TIEMPO

Yo cabalgo hacia el tiempo por latidos confusos,
como tratando de salir de un agua helada;
tropezándome
a veces constelaciones apagadas.

No hay fuegos a los lejos, no hay brújula,
y todos los secretos de todas las atmósferas que todavía viven
aparecen un único secreto azul corazonable
temblando el cuenco puro de mis manos.

Aquí hay velocidad,
aquí hay preguntas,
hojas
amarillas cayendo como una tormenta.

Y sin embargo la rosa de la aurora
de pronto en este claro del bosque nace y crece.
Yo cabalgo, cabalgo, mas debo detenerme
ante el prodigio. Sencillamente, debo.

Y es el instante más lejano del bosque y del silencio.
Y es el instante en el extremo del viento del solsticio
en el que todo puede ser —acerco mi mano—
estrella o sombra.



Feliz solsticio de invierno.

12 de diciembre de 2017

Un premio para Carmen

La escritora salvadoreña
Carmen González Huguet
Carmen González Huguet acaba de ser declarada ganadora del XXXVII Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística. ¡Me siento muy feliz por ella! 
Primero, porque Carmen es una súper buena escritora. Y segundo, porque a ella le debo una parte importantísima de mi gusto y de mi formación literaria: ella compiló la poesía completa de Claudia Lars, que yo leí en bachillerato y que fue tan poderosa que me convirtió en hijo literario de Claudia Lars, con la que aprendí la parte técnica de la métrica, al haber incluido Carmen un estudio de métrica, completísimo y actualizado, en el tomo I de esa poesía completa. 
Así que para Carmen, felicitaciones y siempre gracias.
Comparto aquí la noticia, y concluyo mencionando la trayectoria de otros salvadoreños en este premio: David Escobar Galindo lo ganó en 2011 con su poemario Hombre hacia Dios (Editorial Dyckinson, Madrid, 2013) y Claudia Lorena Parada Turcios resultó finalista este año.

17 de noviembre de 2017

Astronautas y novísimos

Salvo el ambiente del Quijote, del Fausto Criollo y hasta de tu próximo libro (si eres autor), nada conozco que sea digno de una inmortalidad de renombre.
Jorge Luis Borges, Inquisiciones*


Este miércoles 15 se presentó Astronautas, máquinas y payasos (Índole Editores/Fundación Claribel Alegría. Colección Los de la Casa, volumen 8), de Emmanuel Pocasangre.
Tuve la oportunidad de ser el comentarista del libro, y fue una experiencia asombrosa ante la propuesta de Emmanuel: una exploración de diversos aspectos de la experiencia humana, como la dulzura del amor y también su oscuridad, la soledad en el mundo moderno, y la locura, expresados utilizando recursos (como el versículo como forma de verso y un desbordamiento de imágenes muy bien modulado) de grandes maestros de la poesía como Vicente Huidobro y Joaquín Pasos.
Un gusto enorme por ver completado el ciclo del libro de Emmanuel, el miembro más joven de nuestra generación de La Casa del Escritor, y también escucharlo y poder sentir que tomó la literatura... como un camino de vida.


Además, esta presentación me pone a pensar en algo que ya tiene un par de años sucediendo: nuestros escritores nacidos en los años 90 han comenzado a difundir su trabajo, y un muy buen trabajo.
Entre los novísimos cuyo trabajo conozco o a quienes ubico en el mapa, están Emmanuel, David Alejandro Córdova, Tania Orantes, Ana María Rivas, Marielos Monterrosa, Marcela Lemus Guinea, Karen Orellana Murcia, Stefanie Rodríguez, Diana Orantes, Tatiana Alemán, Moisés Alvarado, Stanley Luna, Dennis Ernesto, Pedro Romero Irula, Kevin Alejandro Rivera, Tito Balmore y Josué Andrés Moz, escritores de poesía, cuentos de diversos subgéneros, novela, ensayo y periodismo. (Y ellos por mencionar a los escritores que empiezan a sonar. Quien busca un poquito más o entra a trabajar con la gente joven en sus procesos de escritura, encuentra a muchos más, con buen material, y que están trabajando y quieren trabajar en serio).
Vladimir Amaya ya ha dado a conocer a algunos de ellos en su histórica antología de poesía salvadoreña Torre de Babel.
Hay estar muy pendiente de ellos, y apostarles, por supuesto, porque su trabajo, además de ser lo más más reciente de la literatura salvadoreña, representa las formas más nuevas, más frescas, más desafiantes, de sentir, interpretar y volver a imaginar nuestras vidas, nuestro país y nuestro mundo. Y el trabajo de la gente joven que con sus letras nos ayuda a esto, ¡lo vale!


Inquisiciones es el primer libro de ensayos de Borges, publicado a los 25 años.
** Fotografías de René Figueroa.

No doubt, you've been with me

Este es uno de esos días en los que escribo un poema y quiero publicarlo. Wish On A Star , de Janelle Scheider* NO DOUBT, YOU'V...